Presentación de la Profesora del Departamento de Estudios Globales del MIT, Bettina Stoetzer

Docentes y funcionarios del ICEI participan en charla "Ciudades ruderales y disidencias"

En la actividad, que concluyó con una intervención artística en el Campus Juan Gómez Millas, se reflexionó en torno a la investigación "Ruderal City: Ecologies of migration and urban life", que explora cómo la relación humano-medio ambiente es clave para entender la articulación de disidencias.

Compartir:

La mañana de este miércoles 16 de mayo, el Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile acogió la charla-desayuno Ciudades ruderales y disidencias, actividad abierta a la comunidad que estuvo a cargo de la profesora del Departamento de Estudios Globales del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Bettina Stoetzer.

En la cita, la docente oriunda de Alemania presentó su más reciente investigación: Ruderal City: Ecologies of migration and urban life, proyecto que se enfoca en la intersección de la ecología, la globalización y el orden social urbano, explorando la relación entre la cultura política y la naturaleza en la ciudad de Berlín. Para ello, analiza la conformación de varios espacios de la ciudad, como parques, jardines y terrenos baldíos, para mostrar cómo la relación humano-medio ambiente se ha vuelto clave para entender la articulación tanto de las disidencias como de la ciudadanía urbana de la Europa contemporánea.

“Ciudades ruderales”

El término “ruderal” proviene de del latín ruderis, que significa "escombro". Es generalmente usado para hacer referencia a las plantas ruderales, que son aquellas que suelen aparecer en hábitats muy alterados por la acción del ser humano, como bordes de caminos, campos de cultivo abandonados o zonas urbanas. Son entonces, brotes de vida ni domésticos ni salvajes que crecen en ambientes poco amenos, en quiebres de estructuras, siendo una demostración de resistencia.

Para esta investigación, la naturaleza ruderal es un reflejo de aquellos procesos sociales que surgen en contextos de conmoción, del quiebre social y de las estructuras políticas definidas como dominantes. La mayoría de las veces, estos procesos suelen ser disidentes, resistentes e irruptoras de normalidades establecidas. Son “articulaciones inesperadas, muchas veces no muy queridas, pero que son vida naciendo de ambientes dañados, contrastados, agrietados”, afirmó la docente del MIT.

Para ejemplificar esta comparación durante la charla, Stoetzer relató el caso de un ciudadano turco, Osman Kalin, quien en 1986 vivía en Kreuzberg, área ubicada en medio de Berlín y que fue dividida en dos con la construcción del muro en 1961. Debido a su avanzada edad y varios problemas en la espalda, Kalin se vio obligado a dejar su trabajo de obrero, labor que era común entre los hombres inmigrantes de la época. Para sobrevivir a la pobreza, se dedicó a plantar hortalizas al costado del muro sin ningún permiso de uso de suelo, tomándose un espacio que hasta ese entonces sólo acumulaba basura. Sin embargo, y debido a que sus cultivos se expandieron, los guardias del muro le permitieron ocupar esa área con la única condición de que sus girasoles no se vieran del otro lado. Eventualmente Kalin construyó su casa en ese mismo terreno, utilizando escombros, materiales reciclados y dejando que sus plantas, tanto cultivadas como las ruderales, crecieran libremente. Con la caída del muro, el hogar de Kalin quedó en medio del nuevo Berlín. Y como el municipio de la ciudad no estaba en buenas condiciones económicas ni administrativas para exigirle que devolviera el terreno ocupado, pudo conservar su particular vivienda, la cual hoy en día es famosa entre los turistas y berlineses.

“La vida de Kalin es un ejemplo de la lucha por vivir en ambientes perturbados y violentados, de aquellos procesos de superviviencia en medio de la precariedad y, como las plantas ruderales, son vecinos inesperados. Pero en la sociedad vemos varios ejemplos de estas situaciones, como lo es el surgimiento de nuevas voces a partir del quiebre social. Es el feminismo nacido a de una sociedad harta de la violencia y la desigualdad; son los inmigrantes que deben volver a armar sus vidas en ciudades que son muchas veces hostiles con ellos”, planteó la académica.

Con la traducción y coordinación del profesor y director de Postgrado del ICEI, Lionel Brossi, esta charla-desayuno concluyó con una reflexión entre los presentes acerca de diversas manifestaciones de lo ruderal en la sociedad chilena y una intervención artística de retrato de formas ruderales presentes en el Campus Juan Gómez Millas de la Universidad.

Profesores y funcionarios del ICEI fueron parte de esta charla-desayuno, en la que pudieron reflexionar acerca de las disidencias sociales chilenas y su relación con la vida ruderal.
La casa de Osman Kalin en la actualidad, en la zona de Kreuzberg, Berlín, Alemania.
La actividad concluyó con una intervención artística liderada por la profesora del MIT, Bettina Stoetzer
La actividad tuvo como objetivo hacer un retrato de formas ruderales presentes en el Campus Juan Gómez Millas de la Universidad de Chile.
Compartir:
http://uchile.cl/c143655
Copiar