Ir al contenido
Universidad de Chile

Resultados fueron expuestos en Ciclo de conversatorios del ICEI la Universidad de Chile junto a Datos Protegidos

Informe revela transgresiones a la libertad de expresión por parte de agentes del Estado y falta de pluralismo mediático en el tratamiento de la revuelta social

Informe revela transgresiones a libertad de expresión en la revuelta

La nueva publicación del “Informe 2020. Libertad de Expresión en Chile”, que ya se encuentra disponible para todo público, evidenció serios atropellos a las expresiones artísticas con motivo de protesta por parte de organismos del Estado, así como muestra de cómo los principales medios de comunicación han faltado al “principio de pluralidad”.

Compartir:

 

Nuevas irregularidades relacionadas con la vulneración de derechos fundamentales se identificaron en el nuevo capítulo del “Informe 2020. Libertad de Expresión en Chile”. La publicación, disponible para todo público y que esta vez se centró en la Censura artística y pluralismo mediático, evidenció serias transgresiones a la libertad de expresión y derecho a la comunicación e información.

Este tercer informe clasificó cuatro categorías de irregularidades relacionadas con la vulneración de derechos fundamentales identificadas en el transcurso de la revuelta social y la pandemia del COVID-19. En la mayoría de estos casos, se ven involucrados agentes del Estado.

Restricciones a las expresiones artísticas

A raíz de la revuelta social, numerosos casos de censura y violaciones al derecho de la libertad de expresión han sido expuestos en las redes sociales y los medios de comunicación. Según la información recabada por el informe citado, las expresiones artísticas con motivo de protesta, han sufrido de igual forma el atropello por parte de organismos del Estado. Los casos más emblemáticos al respecto, fueron expuestos en el documento.

El día 13 de marzo de 2020, la Intendencia de la Región Metropolitana presentó una querella por “ultraje público a un emblema patrio” contra Marcela Inostroza, alias “La Maga”, quien realizó una performance artística que consistía en barrer y limpiar la puerta y la calle junto al Centro Arte Alameda utilizando la bandera chilena como trapero. La artista fue acusada bajo la Ley 12.927 sobre Seguridad del Estado, ley que fue aprobada en dictadura y reformada en 2010.

Uno de los casos más simbólicos y difundidos por las redes fue el hostigamiento contra el colectivo LASTESIS, quienes recibieron una denuncia por parte de Carabineros de Chile por “atentado contra la autoridad” y “amenazas hacia la institución” por un video grabado a las afueras de una Comisaría en Valparaíso. Al respecto, la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, emitió un comunicado expresando su preocupación ante la criminalización de expresiones artísticas y de protesta amparadas por el derecho a la libertad de expresión. El 4 de enero de 2021, se decretó el sobreseimiento definitivo de cuatro integrantes del colectivo LASTESIS.

Asimismo, el 20 de mayo, el estudio lumínico Delight Lab realizó un comunicado de prensa donde anunciaba acciones judiciales por acoso, censura, amenazas y vulneración de derechos. Entre otras cosas, denunciaban el hackeo a su cuenta de Instagram, amenazas a través de redes sociales, difusión de datos privados de trabajadores del estudio y declaraciones que incitan al odio y al amedrentamiento por parte del diputado RN, Diego Schalper.

Cabe mencionar que diversos actos artísticos realizados por Delight Lab han sido saboteados por Carabineros de Chile con el amparo de las autoridades. El día 24 de septiembre el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, apoyó la conducta de Carabineros ante el cuestionamiento por la eventual violación al derecho a la libertad de expresión, luego de que el organismo estatal censurara la intervención artística realizada por Delight Lab en colaboración con Galería CIMA. El mismo día de las declaraciones del alcalde, Carabineros acudió a las dependencias de Galería CIMA para conseguir una lista con datos de todos los trabajadores de la productora.

Con respecto a la tipificación de los artistas censurados que formaron parte de las manifestaciones, el director de la fundación Datos Protegidos, Danny Rayman, expuso: “La razón (de las acciones de censura) se justifica, o no, porque nos encontramos con personas que no solamente son artistas, se pueden catalogar como “artivistas” ya que el contenido de estas manifestaciones artísticas está relacionado con el activismo que hay detrás. La protección que debieran tener ellos no es solo como personas, sino también como artistas, activistas y, por lo tanto, de una u otra forma, como defensores de derechos humanos. El estado debiera tener una proactividad para que las situaciones que han vivido, no puedan pasar en democracia.”

En la misma línea, Rayman aclaró que las vulneraciones a los derechos de los artistas también afectan por extensión a cada uno de nosotros: “Cuando hablamos de cuáles son las garantías afectadas con estas situaciones, no solamente nos referimos a la libertad de expresión desde el punto de vista de los artistas, sino también todos nosotros quienes no podemos acceder a ese tipo de contenido, ya que se nos restringe la posibilidad de poder ver esos discursos disidentes con respecto a las situaciones que ocurren en el país y que nos aportan a pensar críticamente.”

Además de las acciones de hostigamiento policial y judicial contra los colectivos artísticos que han participado activamente de la protesta social, los registros del “Informe 2020. Libertad de Expresión en Chile” demuestran la sistemática acción estatal contra los grafitis y obras artísticas desplegadas en fachadas de edificios públicos y privados, eliminadas con pintura sin la autorización de los responsables de estos centros. Asimismo, muchas esculturas desplegadas en lugares públicos y privados, han sido robadas y, en muchos casos, aún no devueltas a sus autores.

Falta de pluralismo mediático en cobertura televisiva

En Chile no es novedad el problema que concierne a la concentración de los medios de comunicación en los grupos económicos más poderosos del país, sin embargo, tal como evidencian los datos recabados por el “Informe 2020. Libertad de Expresión en Chile”, los principales medios de comunicación han faltado al “principio de pluralidad” con respecto a la aparición de figuras políticas en la televisión abierta y al alcance de los temas tratados.

El 24 de marzo de 2020, Contraloría señaló que la participación de alcaldes en medios de comunicación debería limitarse a la entrega de información necesaria para el cumplimiento de las funciones municipales. Al respecto, la empresa de estudios de opinión, Conecta Media, presentó los resultados de un estudio que evidenció una permanente y mayoritaria aparición de alcaldes de Chile Vamos, sobre todo en el género “matinales”, siendo los alcaldes Joaquín Lavín, Rodolfo Carter y Evelyn Matthei los ediles que más minutos son exhibidos en televisión abierta.

En la misma línea, el Consejo Nacional de Televisión publicó un informe que reveló cifras que hablan de una falta de pluralismo no solo político, ya que el estudio observó una minoritaria presencia de mujeres en los programas de género “matinales”, pues el porcentaje corresponde a solo un 26,6% de los minutos de programación versus un 73,4% de participación masculina.

Por otra parte, con respecto al alcance de las noticias, se revela un marcado predominio de temas relativos a la Región Metropolitana (63,8%) por sobre los temas de alcance nacional (33%) y de regiones (2,7%).

En este sentido, la académica de la Universidad de Santiago, Elizabeth Berger, contrastó el problema de la falta de pluralidad de medios con la crítica situación de concentración de medios en nuestro país: “Lo más conveniente es propender al pluralismo y diversidad de medios, y en Chile chocamos con el problema de la altísima concentración de medios, que a su vez afecta a toda la región. Esto de que el mundo digital venía a salvarnos no fue tan así, la concentración aumentó en los operadores en el mundo de las telecomunicaciones. Lo preocupante de la concentración de medios en términos de pluralismo es la tendencia a la homogeneidad informativa y la precarización de los trabajadores del sector.”   

Al respecto, la académica del ICEI, Chiara Sáez, complementó sobre el problema de la concentración de medios añadiendo factores a la discusión con miras al proceso constituyente: “El problema no radica solo en la concentración de la propiedad, sino que también hay una concentración ideológica y de inversión publicitaria, me parece que hay que entender que esta triple concentración es la que nos tiene en esta situación. Si estamos hablando de un sistema privado de medios, donde en teoría, el mejor programa debiera tener la mejor inversión publicitaria, eso no pasa debido a la concentración ideológica, los empresarios están dispuestos a poner dinero solo en determinados tipos de programas, y estos no necesariamente son los que hacen periodismo de investigación. Entonces, ¿qué tipo de Estado necesitamos definir para que aborde esta problemática de una manera democrática? Esa pregunta debe quedar abierta para el debate constituyente.”

Estos y otros atropellos a derechos fundamentales fueron expuestos en profundidad en el tercer capítulo del ciclo de conversatorios "Libertad de Expresión en Chile. Informe 2020" que se encuentra en todas las redes sociales del ICEI.

El próximo jueves 25 de marzo, a las 18:00 horas, se realizará la presentación final de estos cuatro informes. En dicha jornada, se tocará el tema de la censura algorítmica, acoso selectivo y discursos de odio en internet. 

logo icei

Dirección de Extensión y Comunicaciones ICEI

Compartir:
http://uchile.cl/c173744
Copiar